«

»

Mar 02

Imprimir esta Entrada

¿Somos violentos por naturaleza? Una reflexión desde la ciencia.

La violencia no solo es innata en el ser humano, sino que pertenece a la propia naturaleza.

Tenemos muy vistas las brutales peleas de leones, morsas, elefantes, osos, gallos o ciervos en época de apareamiento, que nos ofrecen en diferido a través del televisor. Pero, además, también podemos observar cómo el mundo vegetal compite violentamente entre sí, quitando espacio y luz al resto para sobrevivir. El propio planeta puede manifestarse con acontecimientos tremendamente violentos como huracanes, erupciones o terremotos. Toda esta furia fuerza la mutación y, con ello, la evolución a través de la competición. Como la teoría darwiniana explica, el más fuerte prevalece ante el débil.

Sin embargo, no solo esta evolución competitiva es la que está patente en la naturaleza, pues también es perceptible la evolución ligada a la colaboración, la simbiosis.  Quizá sin una violenta competición durante eones, no existiría el homo sapiens, pero desde luego, tampoco sin colaboración simbiótica. Esta no solo se da en el reino animal o vegetal; nosotros mismos vivimos en simbiosis con millares de bacterias que habitan nuestro cuerpo desarrollando múltiples funciones por nosotros.

Por ello, parece innegable que la violencia impulsa la evolución, aunque tampoco parece que sea la única.

Tras una profunda reflexión, no estaría de más plantearse qué tipo de vida deseamos desarrollar: ¿queremos competir o colaborar?

Por Silvestre Boix. Curso de acceso a ciclos de grado superior.

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+

Enlace permanente a este artículo: http://cpepamiguelhernandezhuesca.catedu.es/somos-violentos-por-naturaleza-una-reflexion-desde-la-ciencia/