«

»

May 03

Imprimir esta Entrada

SI EL HOMBRE PUDIERA DECIR LO QUE AMA. Luis Cernuda. POESÍA NÚMERO 37.

Resultado de imagen de Luis Cernuda

 

El número 37 nos llega desde el IES Cinco Villas y es uno de los  poemas  de Cernuda con los que demuestra, rotundamente y por si había alguna duda,  por qué es uno de los mejores poetas de la Generación del 27. Se titula  «Si el hombre pudiera decir lo que ama» y está considerado uno de los mejores poemas de amor de la Literatura española. Algunos de sus versos no se pueden leer sin estremecerse y. como muy bien dicen en los comentarios  « Lo que Cernuda pretende transmitirnos es que el hombre no puede mostrar sus sentimientos amorosos a la sociedad porque esto no los iba a comprender o, simplemente, no está preparada a semejante revelación. En esa época no se podía comprender la homosexualidad. A su vez, Cernuda nos dice que él no es libre de mostrar su amor, pero para él no hay otra libertad que la de ser amado o estar enamorado. Por último, afirma que aquel que no ha estado enamorado es alguien que no ha vivido».  Si queréis, podéis escuchar al mismo  Cernuda recitar este poema: http://www.poesi.as/recilc31150.htm  . En esta página del Centro Virtual Cervantes, creada para el centenario de su nacimiento,  podéis encontrar muchísima información sobre el poeta y su obra: http://cvc.cervantes.es/actcult/cernuda/ y en ete enlace podéis ver un programa documental de TV sobre su vida y su obra: https://www.youtube.com/watch?v=zy5tc4YHJEU . Además, podéis leer el poema Donde habite el olvido que salió el curso pasado en PPLL: http://poesiaparallevar-ljp.blogspot.com.es/2016/11/n-6-donde-habite-el-olvido.html

 

 

SI EL HOMBRE PUDIERA DECIR LO QUE AMA

Luis Cernuda (Sevilla, 1902 – México, 1963)

 

Si el hombre pudiera decir lo que ama, 

si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo 

como una nube en la luz; 

si como muros que se derrumban, 

para saludar la verdad erguida en medio, 

pudiera derrumbar su cuerpo, 

dejando sólo la verdad de su amor, 

la verdad de sí mismo, 

que no se llama gloria, fortuna o ambición, 

sino amor o deseo, 

yo sería aquel que imaginaba; 

aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos 

proclama ante los hombres la verdad ignorada, 

la verdad de su amor verdadero. 

Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien 

cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío; 

alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina 

por quien el día y la noche son para mí lo que quiera, 

y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu 

como leños perdidos que el mar anega o levanta 

libremente, con la libertad del amor, 

la única libertad que me exalta, 

la única libertad por que muero. 

Tú justificas mi existencia: 

si no te conozco, no he vivido; 

si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.

                                  Los placeres prohibidos (1931)

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+

Enlace permanente a este artículo: http://cpepamiguelhernandezhuesca.catedu.es/si-el-hombre-pudiera-decir-lo-que-ama-luis-cernuda-poesia-numero-37/