«

»

Nov 12

Imprimir esta Entrada

ESTA SEMANA, RACIÓN DOBLE DE POESÍA PARA LLEVAR

Poesía número 7
 El número 7 nos llega desde el IES Sierra San Quílez  y nos invitan a leer al que ha sido considerado por la crítica como el mejor poeta aragonés del siglo XIX:  Luis Ram de Viu. Como indican en su biografía este poema forma parte del poemario Flores de muerto que es un recorrido poético por las tumbas del cementerio de Zaragoza. Luis Ram de Viu desde muy joven se vio afectado por una grave dolencia cardiaca y por ello su poesía tiene un tono sombrío.  Su obra está influida por Bécquer y Campoamor y se caracteriza por un sentimiento postromántico y cierto malditismo.

Si queréis leer más poemas de Ram de Viu  y profundizar en su obra lo podéis hacer en los siguientes enlaces:
http://www.epdlp.com/texto.php?id2=3509

 

XII

Luis Ram de Viu (Rubielos de Mora 1864-1906)

¡Le arrancaron los clavos de la caja

Y las doradas letras,

Y los galones blancos,

Y las cintas de seda!

La cogieron en hombros como un fardo

Y atándole una cuerda,

La fueron deslizando poco a poco

Al fondo de la huesa;

Le arrojaron primero

Grandes cantos de piedra,

Que al bajar hasta el tape,

Gemían sordamente en la madera;

¡Echaron luego encima

Las piedras más pequeñas

Y cerraron la fosa con algunas

Paletadas de tierra!

Cuando el sol se escondía,

Dejaron a la muerta

Y los enterradores

Recogieron cantando las piquetas;

Clavaron allá mismo

Una cruz tosca y negra,

Se pudrió con la lluvia

Un día de tormenta.

Y hoy cuando todos pasan por encima

¡¡¡Nadie se acuerda de ella!!!

                                                Flores de muerto (1887)

Poesía número 8

El número 8  nos llega desde el IES Élaios

 

[TRES POEMAS]

Javier Cantera (Tafalla, 1971 – 2012)

Y MIENTRAS ASCIENDO SOLO

Por la espalda de robles y abedules

Y es entonces cuando mi alma

SUSURRA

CANTA

GRITA

SUPLICA

Y finalmente cae de rama en rama

Improvisando garabatos de sol

Sobre las sombras del bosque.

———————————————————————

DOMINGO CON SOL A LA ESPALDA, Y LAS NOCHES

                        [DE AGOSTO ESPERÁNDONOS IMPACIENTES

Recuerdo el sonido de tu nombre

Y lo volveré a nombrar

La verdad es que no conozco a nadie

Que le siente la vida tan bien como a Ti.

———————————————————————

LA PRIMERA VEZ QUE NOS VIMOS

Yo tenía una tiza en la mano

Y escribía tu nombre 100 veces en la pizarra

Mientras

En el recreo

Tú jugabas a médicos

Y los dos nos estábamos muriendo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+

Enlace permanente a este artículo: http://cpepamiguelhernandezhuesca.catedu.es/esta-semana-racion-doble-de-poesia/