EL PODER DE LAS PALABRAS.

 

Imagen de Lucía Berlanga. Asesora laboral del IAM.

Muchas veces hemos oído decir que «lo que no se nombra no existe» y, en base a ello, se ha apelado al uso de un lenguaje inclusivo y coeducativo que tuviese en cuenta a la mujer y que no solo contemplara el valor genérico del  masculino. Muchas veces, hemos oído el argumento de lo farragoso y repetitivo que resulta utilizarlo.

Cierto es que requiere un esfuerzo buscar palabras que sustituyan al genérico, esas palabras «comodín» que nos representan a todos y a todas. Es un ejercicio de empatía, que merece la pena. Ponerse en el lugar de la otra y pensar cómo me sentiría yo si me ignoraran sistemáticamente en el discurso.

Para facilitar su puesta en práctica, el Instituto de la Mujer para la Igualdad de Oportunidades (IMIO), ofrece una guía para el uso no sexista del lenguaje, a la que puedes acceder y descargar desde este enlace:

 

http://www.inmujer.gob.es/servRecursos/formacion/GuiasLengNoSexista/Guias.htm

 

Así que ya no tienes excusa para seguir hablando «como se ha hecho siempre». El lenguaje es un producto cultural vivo con una parte afectiva. Ejerce poder, transmite poder, infravalora, anula, invisibiliza y provoca desigualdad. Según cómo se use puede ser también una forma de violencia.

 

Pero si los argumentos anteriores no te han convencido, lo que era, hasta ahora, una actitud de voluntad y de sensibilidad, a partir de junio de 2018, con la Ley de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en Aragón, es también un precepto, ya que el artículo 22 recoge la obligatoriedad del uso integrador y no sexista del lenguaje y de la imagen.

 

«Artículo 22. Uso integrador y no sexista del lenguaje y de la imagen.
1. De conformidad con el artículo 14.11 de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, y en aplicación del principio general recogido en el artículo 3.11 de la presente ley, los poderes públicos y las Administraciones públicas aragonesas tienen como objetivo promover medidas para la implantación del uso integrador y no sexista de todo tipo de lenguaje y de las imágenes en todos los ámbitos de la Administración, y en los documentos, formularios, impresos y soportes que produzcan directamente o a través de terceras personas o entidades. Asimismo, se desarrollarán medidas de fomento del uso del lenguaje integrador y no sexista en la totalidad de las relaciones sociales, culturales y artísticas, así como entre los particulares.
2. En concreto, los medios de comunicación públicos aragoneses o que perciban subvenciones públicas están obligados a hacer un uso integrador y no sexista del lenguaje y las imágenes.
3. Los poderes públicos aragoneses garantizarán un uso integrador y no sexista en la comunicación, en la imagen y publicidad institucionales, así como en los contenidos e imágenes que utilicen en el desarrollo de sus políticas, debiendo promover de forma activa una imagen igualitaria, plural y no estereotipada de las mujeres y los hombres.
4. Los poderes públicos aragoneses garantizarán que no se emitan ni publiquen textos o imágenes de carácter discriminatorio, sexista, vejatorio o en contra del principio de igualdad de género.
5. El departamento competente en materia de igualdad de género se encargará del control del cumplimiento del uso integrador y no sexista del lenguaje previsto en este artículo.»

 

¿Cambiamos el chip?

Felisa Montejano Casas

Enlace permanente a este artículo: http://cpepamiguelhernandezhuesca.catedu.es/el-poder-de-las-palabras/